PLAN DE CONVIVENCIA Y OBSERVATORIO

Los valores sobre los que se construye la convivencia humana no pueden encerrarse únicamente en un proceso de calidad o en un plan temporalizado y repleto de objetivos, acciones y estrategias. La compasión ante el sufrimiento de los otros, la generosidad, la autoestima, el respeto a la vida ajena como el respeto de uno a sí mismo, el sentido crítico... son las semillas de la convivencia y hay que sembrarlas en casa, en la escuela y en todo momento. Y regarlas. Y dejarlas crecer. Y esperar. Esperar a ver si de esas semillas maduran personas sensibles, libres y (auto)críticas. Si lo conseguimos, algún día, alumnos y alumnas se darán cuenta de que, “una vez abandonaron la escuela, pero que la escuela nunca les abandonará”.

 

 

PELLO BIAIN

Padre del centro